SABER DE CIENCIAS

4LifeTransform Man

4LifeTransform Woman

VIROLOGIA. RELACION VIRUS-HUESPED. INTERACCION DE LOS VIRUS CON LA CELULA HUESPED

Tipos de huéspedes

Casi todos los seres vivos pueden ser infectados por virus. Sin embargo, la relación virus-huésped es claramente específica. Cada virus afecta solamente a un grupo bien definido de especies biologicas (hombre, animales, vegetales o bacterias) y dentro de ellas, solamente a algunas células.

 

Esto se debe a la especificidad de la unión del virus a receptores ubicados en la membrana celular, cuya presencia se debe tanto a factores genéticos como fisiológicos.
Antes de conocerse la estructura y replicación de los virus, ya se los clasificaba teniendo en cuenta las especies y los tejidos que afectaban. Así se hablaba de virus dermotropos, neumotropos, hepatotropos, neurotropos y pantropos. Actualmente, se ha reconocido que esta clasificación es artificial ya que muchos virus afectan a diversos tejidos, aunque las manifestaciones de la infección sean más evidentes en un determinado tejido u órgano. Por ejemplo, el virus del sarampión produce manifestaciones evidentes en piel y mucosas, pero puede infectar también  otros órganos como pulmón o cerebro.
Los virus que infectan a los animales o plantas no infectan en general al hombre. Constituyen una excepción aquellos virus productores de zoonosis, enfermedad común al hombre y animales. En estos casos, los virus pueden replicar tanto en el hombre como en animales reservorios y en artrópodos vectores. Como ejemplos de zoonosis podemos mencionar a la rabia y a las enfermedades producidas por arbovirus, como la fiebre amarilla y la encefalitis equina.

Interacción de los virus con la célula huésped

El efecto de la infección viral sobre las células depende de las caracterísiticas del virus y de la sensibilidad de las células. Los virus animales se clasifican en:
•    Citocídicos
•    No citocídicos
Se denominan virus citocídicos aquellos que producen la lisis de la célula en la que se replican, lo cual se puede observar histológicamente, por ejemplo el virus de la poliomielitis, si afecta la médula espinal, lesionará en forma irreversible las motoneuronas del asta anterior, ocasionando así una parálisis permanente de los músculos inervados por dichas neuronas.
Los virus no citocídicos pueden replicar sin destruir a la célula huésped por ejemplo los arenavirus. Dentro de los virus no citocídicos se encuentran tambien aquellos capaces de integrarse al genoma celular como los retrovirus o los herpesvirus e inducir infecciones latentes.
Se denomina infección productiva aquella que da origen a nuevos viriones como consecuencia de la replicación. Las infecciones productivas se producen habitualmente cuando un virus infecta células susceptibles. Por ejemplo, en la mayoría de las infecciones humanas ya sean asintomáticas o sintomáticas.
Por el contrario, cuando un virus infecta células no totalmente susceptibles se producen infecciones abortivas, es decir, sin producción de nuevos viriones. Las infecciones abortivas pueden detectarse mediante la búsqueda de antígenos virales en las células infectadas.
Otra clase de virus, son los que inducen transformación celular, neoplasias, es decir tumores o cáncer, por acción de oncogenes virales y/o estimulación de oncogenes celulares. Por ejemplo el virus Epstein Barr, que causa la mononucleosis infecciosa, puede producir un tipo de linfoma llamado Linfoma de Burkit, el virus B de la hepatitis, que puede causar cáncer de hígado, algunos tipos de Papilomavirus humano que pueden causar cáncer de cervix, el HTLV que produce la leucemia de las células peludas.