SABER DE CIENCIAS

4LifeTransform Man

4LifeTransform Woman

DORMIR REFUERZA NUESTRA CAPACIDAD DE APRENDIZAJE

sueño y aprendizaje

El sueño es necesario para aprender. Una buena siesta fortaleze el funcionamiento cerebral, así mismo es inútil permanecer despierto toda la noche estudiando antes de un examen, ya que la falta de sueño reduce la capacidad cerebral. Estas cuestiones han sido confirmadas por un estudio científico presentado en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) que se celebra en San Diego (California, EE.UU.).

El trabajo fue realizado por Matthew Walker, de la Universidad de California en Berkeley, y refuerza la teoría de que el sueño limpia la memoria a corto plazo y deja espacio libre

 

para más información. Los recuerdos de los hechos del día se almacenarían temporalmente en el hipocampo, área identificada hace tiempo como importante en la memoria, para después ser enviados a la corteza prefrontal, que dispone, probablemente, de más capacidad.

 

 

"Es como si el buzón de correo entrante del hipocampo se llenara, y simplemente no van a entrar mensajes nuevos hasta que se vacíe", dice Walker. "Los recuerdos rebotarán hasta que duermas y los muevas a otra carpeta".

Este proceso está íntimamente relacionado con el aprendizaje. En el estudio realizado  se dividió a 39 adultos jóvenes sanos en dos grupos, quienes dormían una siesta y quienes no. A mitad de jornada, todos los participantes pasaban por una tarea de aprendizaje que activaba el hipocampo, una región del cerebro que ayuda a almacenar recuerdos basados en hechos. Ambos grupos realizaron la prueba a niveles comparables. A las dos de la tarde, el grupo de participantes que hizo la siesta durmió durante 90 minutos mientras que el otro permaneció despierto. Más tarde, a las seis de la tarde, todos ellos realizaron una nueva ronda de ejercicios de aprendizaje. Los que habían permanecido despiertos todo el día tuvieron un peor aprendizaje en contraste con aquellos que durmieron que realizaron la prueba mejor y aumentaron su capacidad para aprender.

"Una noche sin dormir reduce la capacidad de asimilar conocimientos en casi un 40%"; las regiones cerebrales implicadas "se cierran" durante la falta de sueño, afirma Walker
Realizando electroencefalogramas a individuos voluntarios se descubrió además que la limpieza de la memoria a corto plazo se produce en una fase específica del sueño,  cuya función hasta ahora no estaba clara, la fase 2 del sueño no-REM.

"La mitad del tiempo de sueño transcurre en esta fase, explicó Walker, y "no podía creer que la naturaleza dedicara tanto tiempo a algo sin motivo".

"No creo que la Madre Naturaleza nos haga emplear el 50 por ciento de la noche pasando de una fase del sueño a otra sin razón aparente. El sueño es algo complicado. Actúa localmente para proporcionarnos lo que necesitamos", concluye Walker.