SABER DE CIENCIAS

4LifeTransform Man

4LifeTransform Woman

VENTER CREA "VIDA ARTIFICIAL"

J.C. VenterCraig Venter, el biólogo y empresario estadounidense,  ocupa  los titulares de todo el mundo por haber creado lo que dice es una "célula artificial".

La primera vez que el mundo escuchó hablar de él fue cuando en los años 80 J.C. Venter decidió renunciar al proyecto del genoma humano financiado por fondos públicos para establecer un programa financiado de forma privada que competiría directamente con la iniciativa del gobierno estadounidense. En 1998 anunció la formación de una compañía comercial, Celera Genomics, para poder secuenciar todo el genoma humano en sólo tres años.

 

En ese entonces el proyecto gubernamental del genoma estaba en el tercer año de un programa de 10 años.

 

 

Así, el científico convirtió en una carrera los esfuerzos para secuenciar el genoma y al mismo tiempo se ganó muchos enemigos en la comunidad científica. Al final el investigador logró diseñar un método mucho menos preciso pero mucho más rápido para secuenciar el ADN.
Y desde entonces se le conoció por la poca modestia con que conquistaba sus logros. "¿Tiene mi ciencia un nivel similar al de otras personas que se han ganado el Nobel? Sí", era una de sus típicas declaraciones. Después de la publicación del genoma, el investigador centró su atención en otro gran proyecto: la creación de formas de vida sintética. Con ese objetivo estableció el Instituto J Craig Venter, en Maryland, donde unos 400 científicos han estado durante los últimos 15 años trabajando afanosamente en ese emprendimiento.

Ahora Venter acaba de anunciar que ha  conseguido su sueño: ha logrado controlar una célula bacteriana con un genoma sintético. Algo que, de acuerdo con el investigador, es tanto como haber “fabricado la primera célula sintética”. Así lo publica en la revista Science, donde asegura también que el hallazgo contribuirá a solucionar problemas ambientales y de energía, entre otras aplicaciones.

En concreto, el equipo de investigadores del Instituto Craig Venter en Rockville, Maryland y San Diego, California (EE.UU.), ha conseguido sintetizar químicamente el genoma de la bacteria Mycoplasma mycoides. Ya había conseguido el primer genoma sintético de una bacteria en enero de 2008, pero en esta ocasión agregaron secuencias de ADN para distinguir ese genoma de uno natural. Después, implantaron el genoma artificial, compuesto de un único cromosoma, en una célula bacteriana, de manera que controlaron totalmente la célula con el nuevo genoma.

Una vez hecho público el experimento, surgen nuevas incógnitas. Además de las posibles aplicaciones, ahora la discusión está en saber si la célula de Venter se puede considerar una “vida artificial”. Para el biólogo está muy claro. "Ésta es la primera célula sintética que se ha creado, y la llamamos sintética porque se deriva totalmente de un cromosoma sintético, hecho con cuatro tipos de sustancias químicas, un sintetizador y empezando con información en un ordenador". Asimismo,
señala que esto será "una herramienta muy poderosa para definir qué queremos que haga la biología". Los investigadores también son conscientes de las implicaciones éticas del proyecto. "Se trata de un paso importante, tanto científica como filosóficamente. Esto, ciertamente, cambia mi definición de la vida y mi visión de cómo se desarrolla la vida".

Desde una perspectiva ética, sin embargo, lo que preocupa a muchos es que la innovación científica de Venter ha ocurrido bajo un manto de confidencialidad comercial.

Algunos científicos lo acusan de llevar a cabo sus investigaciones de forma muy poco democrática, de forma opuesta a la apertura y transparencia que subyace a la "buena ciencia".
Su proyecto de vida artificial, por ejemplo, ha sido en gran parte financiado por empresas petroleras en Estados Unidos.

Lo cierto es que Craig Venter está en una posición muy inusual para un científico, tienersuficiente dinero y recursos para dedicarse a la ciencia que le gusta sin tener que depender de fuentes burocráticas de financiamiento e infraestructura.

El profesor Jesús del Mazo, biólogo molecular del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España, dijo a un medio español que Craig Venter ha ayudado a mejorar las técnicas y ampliar los métodos con que los científicos trabajan hoy en día. "Pero esta última investigación está bastante lejos de la concesión periodística de decir 'creación de vida'" expresa el científico.
"Venter es un muy buen científico pero tiene el peligro, como ocurre en otros campos, de los protagonismos. Porque estos grandes proyectos con figuras de gran espectacularidad, a veces más inflada de lo que es, pueden generar errores bastante graves".
"Fundamentalmente por el hecho de que generan una percepción social de que en la ciencia sólo se progresa con grandes proyectos 'espectaculares', cuando en la ciencia se progresa realmente con pequeños descubrimientos", dice el profesor del Mazo.

El prestigioso científico británico John Sulston, premio Nobel de Medicina en 2002 y uno de los investigadores que ayudó a secuenciar el genoma humano en el año 2000, ha advertido de que si su colega Venter patenta su descubrimiento, tendrá el monopolio en ingeniería genética.

Ambos investigadores ya se enfrentaron en 2000 a raíz de la patente del genoma humano. Mientras que Venter lideraba una iniciativa privada, Sulston respaldaba los intentos del Gobierno para que la información sobre el genoma humano estuviera disponible de forma gratuita para todos los científicos. Finalmente, 'ganó' Sulston: "La confrontación hace diez años fue sobre la difusión de los datos. Lo que dijimos es que se trataba del genoma humano y debía ser del dominio público. Y estoy extremadamente contento de que lo lográramos"

Venter afirmó la pasada semana, tras la publicación de su descubrimiento en la revista 'Science', que era necesario desarrollar nuevas normas para evitar abusos de esa "poderosa tecnología": "Creo que las normas existentes no bastan y como inventores y responsables de su desarrollo queremos ver que se hace todo lo posible para prevenir abusos", aseguró.

Sulston afirma que sus objeciones a que se patenten genes humanos o genes de organismos vivos se deben a que "se trata de descubrimientos o inventos". "El problema ha empeorado desde hace diez años". El científico considera que abusar de las patentes mermará la investigación que, de otro modo, podría ofrecer grandes beneficios a la sociedad, como una mejor asistencia sanitaria para los pobres. "Está de moda pensar que es importante tener una propiedad intelectual sólida y que ésta es esencial para promover la innovación. Pero no hay pruebas de que la propiedad intelectual promueva la innovación", afirmó.

Otros expertos en bioética opinan acerca de la "vida artificial" creada por Venter

Glenn McGee, fundador de la revista estadounidense de bioética ha dicho:
Ahora hemos dado con la última pieza de la lista de lo que hacía falta para "jugar a ser Dios", como lo denominan los especialistas en ética. Lo que significa es, literalmente, la capacidad de crear.
Algunas personas van a encontrar este hecho en sí mismo aterrador. Son muchos los que creen que ciertas áreas no deben tocarse. Este es uno de los ámbitos en los que se podrían hacer muchas cosas antes de considerar sus implicaciones.
Evidentemente, hay cuestiones éticas muy importantes. Este trabajo se ha desarrollado sin ninguna regulación. Los chicos malos están ahí fuera. Y disparar a todo tipo de cosas será mucho, mucho más fácil.
La ciencia está volando 30.000 pies por encima de la comprensión ética de la sociedad. Los científicos pueden ser su peor enemigo utilizando palabras como "clon" o "vida artificial".
Y este no es un caso de los científicos deshonestos, se trata de un grupo que es muy conocido y muy respetado.
Los científicos tendrán que ayudar a los ciudadanos en su educación para que esto no se convierta en una amenaza nacional o internacional.

Julian Savilescu, director del Centro Uehiro de ética práctica de Oxford opinó:
Mucha gente va a pensar que el problema ético fundamental es que se trata de jugar a ser Dios. Pero la cuestión principal para mí es que esto tiene beneficios potenciales sin precedentes: el desarrollo de nuevos biocombustibles, la capacidad de hacer frente a la contaminación, los nuevos tratamientos médicos… Pero también tiene riesgos potenciales casi inimaginables.
Hasta ahora hemos visto la reconstrucción de formas biológicas a partir de su información genética en casos como la poliomielitis y la viruela del ratón, pero estos son pequeños comparado con lo que puede ocurrir cuando se pueda ir por la vía de la ingeniería para crear organismos que no podrían existir de forma natural.
No creo que la gente aprecie el poder de esta revolución. No creo que los científicos se estén comportando de forma poco ética, pero esto es potencialmente tan poderoso que tenemos que pensar cómo vamos a obtener los beneficios antes de exponernos ante ese riesgo.
Si esta investigación va en una dirección, el doctor Venter puede obtener el premio Nobel, pero si va en otra, no habrá premios Nobel, porque no habrá gente para darlos.

John Hass, presidente del Centro Católico Nacional de Bioética del Reino Unido dijo:
Están haciendo importantes modificaciones en el material biológico, pero no es realmente la vida artificial. Obviamente, cuando uno genera una nueva forma de vida no se puede estar completamente seguro de qué va a hacer, de cómo se va a reproducir. Podría llegar a ser violenta, aunque eso es poco probable en este caso.
La Unesco y la ONU tienen que supervisar la bioética orgánica. Esta supervisión es necesaria porque se podrían generar nuevas formas de vida que podrían ser bastante peligrosas.
No creo que se pueda crear vida. Se puede modificar y manipular el material biológico ya existente. Nadie es capaz de crear vida desde cero.

Gregory Kaebnick, del Instituto de Investigación Hastings opinó:
Este es un magnífico resultado. Sintetizar un genoma tan grande es un gran avance técnico y, sin duda, que han hecho grandes descubrimientos sobre cómo insertar un genoma en una célula.
Pero yo no veo esto como el gran avance que Venter pretende, y yo ciertamente no lo veo como el avance filosófico que él está tratando que sea.
Francamente, él lo describe de una manera que está generando más controversia que informar y divulgar con precisión. Su afirmación de que tenemos, a partir de una computadora, la primera forma de vida que se autoreproduce, es absurda.
Se abusa de la palabra "padre". El avance debe ser descrito de una manera sana y precisa. Lo que él ha logrado es sintetizar un genoma mucho más grande que cualquier otro genoma sintetizado antes a partir de cero. Dijo que esto ha cambiado su punto de vista sobre el concepto de la vida y cómo funciona la vida. Realmente no estoy seguro de por qué habría de hacer eso.

Laura Hake, profesora de Biología de la Universidad de Boston dijo:
Creo que la célula artificial que se acaba de crear es un gran avance en la ciencia básica. Me preocupa sin embargo el hecho de que haya prisa por ponerla en un entorno natural.
Hay muchos ejemplos preocupantes de otros tipos de creaciones artificiales, como los cultivos de GEO y el uso excesivo de pesticidas, que están llevando a problemas muy significativos en el equilibrio que debe mantenerse en nuestro ecosistema para mantener un planeta saludable.