SABER DE CIENCIAS

4LifeTransform Man

4LifeTransform Woman

CADERAS VOLUMINOSAS. PROTECCION CARDIOVASCULAR

Disposición grasa corporal

Sobre todo para las mujeres, las caderas voluptuosas y la acumulación de grasa en la zona de los glúteos y piernas siempre resulta motivo de disgusto y una razón importante para comenzar una dieta o realizarse algún tratamiento estético.
Sin embargo el depósito de grasa en estas zonas resulta ser protector y se

 relaciona con un menor riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión arterial.

En un estudio realizado en diferentes poblaciones y presentado en el “Journal of Obesity” esta semana, se demuestra que una mayor cantidad de  grasa en la zona glúteo femoral se asocia a menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas. De hecho, las personas con este tipo de disposición del tejido graso tienen  niveles de colesterol LDL más bajos (conocido como colesterol malo)) y mayores niveles de colesterol HDL (colesterol bueno). Asimismo, sus arterias tienden a mantenerse en mejores condiciones.

Ocurre que en la grasa acumulada en la zona abdominal, o grasa visceral se concentran adipocitos que promueven la lipólisis,  liberándose como producto de este proceso metabólico, ácidos grasos libres que se transportan al hígado. Estos ácidos grasos promueven el desarrollo de resistencia a la insulina lo que conduce a la diabetes; y producen alteraciones en los niveles de lípidos plasmáticos generando hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Los  adipocitos viscerales producen además sustancias proinflamatorias que promueven el desarrollo de la formación de placas sobre la pared de los vasos sanguíneos, contribuyendo al desarrollo de problemas vasculares.

En cambio, el tejido adiposo que se deposita en caderas, muslos y glúteos atrapa la grasa impidiendo que esta se distribuya por otros tejidos del cuerpo, generando un efecto protector. También se ha comprobado que loa adipocitos de esta zona, generan leptina y adiponectina, dos sustancias que propician el desarrollo de sensibilidad a la insulina y vasodilatación, y por lo tanto previenen la aparición de trastornos metabólicos como la diabetes y trastornos cardiovasculares.